El cuento del corgi y su origen en el mundo de las hadas

cuento corgi
No te pierdas este cuento del corgi y las hadas.

¿Habías leído antes un cuento del corgi? Gales es un país de cuento de hadas, con castillos en cada esquina y duendes o hadas detrás de cada roca. Entonces, tiene sentido que Gales tenga perros de cuento de hadas como el corgi welsh. Aquí está este cuento del corgi por Kim Campbell Thornton que explica cómo los corgis llegaron al mundo real. Atrévete a adentrarte en el mundo de las curiosidades del corgi.

El cuento del corgi y las hadas

Con una palmada, la reina de las hadas Mab gritó: «Estoy aburrida. Tomemos nuestros corceles y vayamos a dar una vuelta.»

De repente, apareció ante la reina de las hadas un pequeño perro rojo y blanco que llevaba un collar dorado y una campanilla. En su espalda había un pequeño asiento de montar hecho del cuero más fino y embellecido con plata. Perros similares aparecieron a los otros miembros del tribunal de hadas. Cada uno de ellos montó a sus perros encantados, y liderados por la Reina Mab y su cazador, Edric el Oscuro, salieron de las colinas huecas. A la luz de la luna, volaron a través de los bosques de Gales.

Este cuento del corgi habla sobre su origen de leyenda en Gales.

Súbitamente, una de las hadas chilló por su vida. Su corcel había rozado una trampa colocada por cazadores furtivos. Hecha de hierro, su toque era mortal para las hadas, y tanto el jinete como su perrito eran drenados de su poder. Las otras hadas se rodearon los dos, pero manteniendo su distancia para que no fuesen derribadas por la fría mordida de hierro. 

«¿Qué debemos hacer?» lloró la Reina Mab «No podemos dejarlos aquí para morir».

Una voz pequeña y titubeante rompió el silencio que siguió a su pregunta. 

Un niño humano miró desde detrás de un árbol, su hermana asustada a su lado. «Por favor, su majestad, puedo apartar la trampa para que ya no los toque» dijo el chavalito. «Y mi hermana sabe de hierbas. Puede aliviar su dolor».

«¿Qué estás haciendo a esta hora de la noche chiquito?» la reina exigió. «¿No sabes que la noche tiene muchos peligros para los mortales?»

«Mi padre es pastor» el chavalito respondió. «Nuestra mejor borrega está perdida, y sin ella seguramente moriremos de hambre.»

«Cura a mis amigos y te pagaré muchas veces más», propuso la reina. 

El chavalito y su hermana tiraron de la pesada trampa hasta que estuvo lo suficientemente lejos como para no hacer daño. Entonces la niña recogió corteza de roble blanco y hojas de zarzamora. Mojandolas en el arroyo, ella hizo una compresa suave. Con sus poderes de curación rápidos, el hada y su corcel canino pronto volvieron a estar bien. 

«Te prometí una recompensa, chiquito», dijo la Reina Mab. 

Dos veces tocó la campanilla de oro que colgaba alrededor del cuello de su perro. Aparecieron dos cachorros rojos y blancos. Eran bajos, fuertes y robustos, con ojos oscuros que brillaban con inteligencia.» Estos son los perros de las hadas», dijo la Reina Mab. «Son veloces, listos y fieles, y pueden cuidar vacas y ovejas. Trátalos bien y nunca más perderás tu ganado». Luego aplaudió y toda la corte de hadas desapareció, dejando atrás solo a los dos cachorros.

La familia del pastor prosperó, y los perros de hadas reprodujeron muchos cachorros. Los corgis, como se los conocía, de las palabras galesas cor, que significa «enano» y gi significa «perro» (perro de los enanos), eran muy apreciados en toda la tierra por su habilidad de pastoreo. Como un recuerdo de su origen de corcel de hadas, todos llevaban las marcas de la silla de montar o arnés detrás de sus hombros. 

Y en el Día de San Juan si los perros parecen un poco cansados, como rara vez lo estaban, los pastores simplemente asienten con la cabeza sabiamente. Saben que cada noche de San Juan, las hadas volvían para montar los corgis para que nunca olvidaran de dónde venían.

¿Qué te ha parecido el cuento del corgi y su origen? Cuéntanoslo en los corgi comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *